Vida

Vida Nuestra preciosa galga se ha marchado al cielo. Desafortunadamente, el posoperatorio no marchó bien y sufrió dos ataques cardiacos. Del primero se pudo recuperar, pero no sobrevivió al segundo.
A pesar de que estuvo poco tiempo con nosotros, su historia nos conmovió. Se merecía otra suerte.