Pepe

Pepe Querido Pepe,

Tu corta vida no ha sido fácil, dos abandonos son demasiado para un perrito tan noble y bueno como tú. Pese a todo, no guardabas ningún rencor y agradecías cualquier gesto de cariño.

Muchas gracias por cruzarte en nuestro camino, nos has enseñado tanto... nos sentimos afortunados por haberte conocido y esperamos que hayas sido feliz el tiempo que pasaste con nosotros. Nos consuela el hecho de que no has sufrido en tu partida, te recordaremos tal y como eras, alegre y simpático, cariñoso y noble, especial.

Tenías un corazón enorme y merecías lo mejor, sentimos no haber encontrado una buena familia para ti, pero te alegrará saber que han sido muchos los que nos han apoyado para que te curases y han sentido tu pérdida.

Siempre estarás en nuestros corazones,
descansa en paz Pepito.