Goya

Goya La salud de Goya había empeorado en las últimas semanas, ya no podía caminar y tenía mucho dolor. Irremediablemente tuvimos que dormirlo para que dejara de sufrir y pudiera cruzar el puente del arco iris. No conseguimos encontrar un hogar para él, pero nos consuela saber que fue feliz junto a nosotros en esta última etapa de su vida. Descansa en paz.