Rambo

Rambo Pequeño Rambo, no merecías este triste final. Nunca olvidaremos tus ganas de correr, de jugar, de luchar, de vivir... siempre estarás en nuestros corazones.