Bona

Bona No podemos creer estar escribiendo estas lineas. Cuando llegaste eras una bolita diminuta que, pese a tu corta edad, ya tenías una personalidad que te hacía única. Te hemos visto crecer, y soñábamos con que pronto te adoptaría una familia tan especial como tú. Pero la vida no ha sido justa contigo y te has ido en el mejor momento, te quedaba tanto por vivir... Sólo nos queda el consuelo de haberte conocido, de haber sido tu familia, y de haberte acompañado en tu despedida. Porque nunca has estado sola.

Nunca te olvidaremos pequeñaja. Cada vez que miremos el rascador te veremos allí, en tu sitio favorito, hecha una bolita y descansando en paz.
HASTA SIEMPRE BONA, TE QUEREMOS